La pastelería Myriam Camhi celebra 35 años de tradición


La pastelería Myriam Camhi celebra 35 años de tradición

Así título nuestro cambio de imagen, en Myriam Camhi, uno de los periódicos más importantes en su edición digital. En eltiempo.com contamos sobre nuestro comienzo, nuestra dedicación a lo largo de estos años y de los nuevos retos que tenemos.

A continuación te reseñamos algunos de los momentos más importantes que contamos en el periódico y que vale la pena que tu conozcas:

“La vida social era ir a comer los unos donde los otros –recuerda Jacques Camhi, esposo de Myriam y también fundador de la firma–. Nos decían: ‘Hazme el postre, que tengo comida mañana’. Pero se empezó a salir del presupuesto. La gente pedía que le cobráramos, pero qué le íbamos a cobrar. Así que la segunda etapa fue que cada quien traía la bolsita con huevos, harina y nueces, y decía: ‘Hágame un postre’. Pero algunos no querían cargar con ingredientes y preferían pagar. La primera torta que facturamos la compró la mamá de quien años después sería nuestro yerno”.

“Tendría 20 metros cuadrados. Había dos hornos industriales, un par de neveras y una mesa grande en la mitad, donde se hacían los postres del día siguiente. Y empezaron los restaurantes a hacernos pedidos (Costillitas y Tony Romas fueron los primeros)”, cuenta Denise Camhi, la hija, hoy directora de imagen y producto de la cadena de pastelería.”

“Mi abuelita repartía postres en un Fiat. Mi hermano entregaba tortas, pero manejaba como lunático y quedaban pegadas al techo. Teníamos problemas con los vecinos, que llamaban a la Policía, y había que apagar las batidoras. Vivíamos en un barrio residencial, pero uno abría el clóset y encontraba bultos de harina”, agrega.”

“Entre los postres que se volvieron ícono está el chocoflán. “Una amiga de México nos mandó una receta y dijo que estaba haciendo furor allá. Llegó un momento en que teníamos más de 150 tortas diarias, así que conseguimos otro local, en el que sí teníamos vitrina y barra con nevera. Ahora nos limitamos a 80 variedades diarias. Una cosa es hacer una gran mezcla de torta de vainilla y dividirla en una parte que va con chocolate, otra que va con limón y otras que van con otras cosas. Pero nosotros trabajamos diferente: la receta de cada torta que ves en vitrina se hace desde cero. Es más difícil, pero garantiza variedad”, explica Denise.”

“La sede principal de Myriam Camhi, en la calle 81 con 8.ª, tiene diez años. Antes, el salón de té y el restaurante compartían espacio con el centro de producción. “Todo el tiempo olía a galletas o a torta recién horneada”

“Luego de una remodelación, la fábrica se mudó y la sede ganó en espacio para sus clientes, no solo los que llegan a cualquier hora del día (desde el desayuno hasta la cena), sino los que quieren algún evento privado o participar en las clases o talleres de cocina.”

Más sobre este artículo en: http://www.eltiempo.com/cultura/gastronomia/pasteleria-myriam-camhi-celebra-35-anos-40571