Conoce más de Myriam Camhi

Conoce más de Myriam Camhi

Herencia, vocación, trabajo, pasión y amor por la cocina han sido los ingredientes utilizados por Myriam Camhi para lograr la receta del éxito.

Desde muy joven, descubrió que le gustaba cocinar gracias a su mamá, de quien recibió, además del don y la habilidad, sus cuadernos llenos de secretos. Por ese motivo, cada vez que a la familia Camhi la invitaban a alguna cena, Myriam aparecía con una deliciosa torta como regalo.

Los encargos no tardaron en venir. Luego las amigas llegaron cargadas de ingredientes para que les hicieran su “tortica”, hasta que terminaron por pedirle específicamente que les preparara sus antojos profesionalmente.

El primer postre que se preparó fue un Merengue de Guanabana. Después, sus respectivas versiones de Chocolate y Fresa; el Napoleón de Arequipe, la Torta Blitz de almendras… hasta completar una oferta de alrededor de veinte productos. Chofer, secretaria y contadora vinieron a engrosar la nómina, junto con una vieja camioneta, todo por satisfacer a la creciente clientela de señoras, hoteles y restaurantes.

 


Años después

Después de doce años de ritmo frenético en el garaje de la casa, decidieron buscar un local comercial. Gracias a la ayuda de unas amigas de la familia, con 23 empleados llegaron a la calle 93 con carrera 18, a un local que había funcionado como cocina de un restaurante y al que se ingresaba a través de un pequeño zaguán. La producción incluía diferentes postres para restaurantes, encargos de clientes y amigos, y las famosas Mesas de Postres, que pronto se hicieron famosas y que siguen siendo la especialidad de la casa. Unos meses después, comenzaron también con la decoración de Tortas de Novia y otros eventos familiares, como Bautizos, Primeras Comuniones, Bar Mitzvahs, Grados, Cumpleaños y Aniversarios, entre otros.

Los pedidos continuaban aumentando y seis años después, por obvias razones, se requería un gerente para toda la operación. Jacques, el esposo de Myriam, se hizo cargo de la gerencia y con gran visión abrió un punto de venta con mesas y servicio de café. En este momento también comenzó Denise a trabajar de tiempo completo. Fue tal crecimiento que muy rápidamente el sitio se quedó pequeño y en noviembre de 2004 se trasladaron a la casa señorial de la calle 81 con carrera octava, donde hoy funciona la sede principal.

 


Una verdadera empresa

Hacia el 2013, el área de producción y decoración se quedó pequeña, por lo que se trasladaron a una Planta más grande, con todos los estándares de calidad, en el Barrio Gaitán. Desde allí se surten todos los puntos de venta en la actualidad, dos y tres veces al día, dependiendo del volumen de productos que se necesiten.

Lo que había sido una pequeña historia de éxito se convierte en una verdadera empresa en crecimiento: con varios puntos de venta (Calle 81, Cusezar, C.C Andino, Calle 93, Terminal Puente Aéreo, Universidad de Los Andes), y nuevas líneas de productos: desayunos, almuerzos, catering para eventos, fiestas infantiles, panadería integral, productos dietéticos sin azúcar y productos sin lácteos, clases de cocina, entre otros. En la actualidad una gran cantidad de reconocidos restaurantes de la ciudad piden habitualmente sus mejores postres.

Un continuo proceso de investigación, y desarrollo ha permitido catalogar más de 3.000 recetas que han dado como resultado un inventario corriente de 700 postres y tortas diferentes. Algunos se encuentran siempre en la pastelería y otros se pueden solicitar por encargo. Y aunque hay para todos los gustos, el listado de favoritos lo encabezan la torta Chocoflán, el Napoleón de arequipe, el Cheesecake Oreo®, la torta Sinfonía, la torta de Tres Leches, el Pie de Manzana y los famosos Sticky de manzana o de Dátiles. Y aunque Myriam ya no está de tiempo completo en la cocina, todavía se encarga de controlar y poner el toque final a todo lo que allí se produce.

 

Con pocas ganas de retirarse y sin ningún afán para hacerlo, cree que todavía le queda mucho por realizar, infinidad de recetas para crear y perfeccionar, y cantidades de sabores por probar. Más de 35 años después del primer merengue de chocolate, la receta sigue intacta y funcionando a la perfección: mucho trabajo, una familia unida, uno que otro secreto de las abuelas y una enorme dosis de amor y pasión por la cocina. El número de colaboradores con los que cuenta en la actualidad Myriam Camhi es de 130.