Mantener el congelador lleno de productos naturales, listos para hornear, siempre es una buena idea. Si llegan visitas inesperadas, o simplemente tienes un antojo de media tarde (o media noche), nuestros productos congelados son ideales para ti: empanadas, pastelitos de carne o de pollo, pandebonos, philas de queso o de espinaca, o aceitunas envueltas una a una en masa de hojaldre; simplemente llévalas al horno por 20 minutos y ¡listo!